Evolución de la Fiesta Mayor 2: De las ventas al escenario

Ya hemos visto en el artículo anterior, cómo pasaron de celebrarse los choques en las ermitas, a celebrarse en las ventas. Quiero mostrar ahora, de forma resumida, cómo estos choques van evolucionando hasta llegar a crear la Fiesta Mayor tal y como la conocemos hoy día.

1961 Panda con el premio de la bandera

Panda de Povea, con el premio de choque en Venta Nueva (1961)

En 1961 se inician los concursos de choques patrocinados por Ayto. de Málaga y la Delegación de Información y Turismo, que premiaban con una bandera y 1000 pesetas a la ganadora del choque y 1000 pesetas al mejor atavío.

Que en 1961 se iniciaran a patrocinar en Málaga los concursos de choques, marcará el futuro de los choques del estilo Almogía existentes hasta la época. Aunque en la ermita de Jeva parece que desaparecieron por motivo de la emigración de los fiesteros a la ciudad, en la ermita de Las Tres Cruces el hecho de que cada panda tuviera que pagar una cantidad fija para concursar y en Málaga se cobrara por ello, provocó la división de las pandas del estilo Almogía, que empezaron a acudir en el año 1964 al menos, al concurso de la Venta El Túnel. Esta división influyó en que en 1971 se celebrara el último concurso de choques en la Ermita de Las Tres Cruces.

Esta primera edición de los concursos patrocinados, se celebró en Venta Nueva, sabemos que hubo cinco pandas participantes y que todas hicieron una actuación delante del jurado, para después iniciar los choques como hoy día los conocemos, panda contra panda con banderas y varas de alcalde cruzadas, manteniendo el ritmo y el compás hasta que una de ellas lo pierde, quedando la otra como ganadora.

Tras la deliberación del jurado le dieron el premio de los choques a Povea, así como el del atavío, es decir, bandera y dos mil pesetas. La panda la componían ocho fiesteros uniformados con pantalón de pana negra, chaqueta gris y sombrero de lazos, además de dos bailaoras uniformadas con falda negra y jersey azul que bailaron con los sombreros de lazos debidamente colocados.

Las demás pandas también iban uniformadas y además utilizaban la faja roja. Las no ganadoras obtuvieron otros tipos de premios.

Resumiendo, en el primer concurso patrocinado, hubo choques como hoy en día se conocen, hubo atavíos, actuación delante del jurado, deliberación del jurado, premios para las ganadoras y otros premios para el resto.

En 1962, en Venta Nueva (24/02/1963), se incrementó el número de premios; para el atavío, a la panda más completa, al choque, al baile, de consolación y tres individuales de cante, violín y pandero.

En 1963, se traslada a la Venta El Túnel donde permanecerá hasta 1988.

En 1964 (aplazada por la lluvia y celebrada el 05/01/1965), aparecen las dietas, cinco premios al choque, uno al atavío y otro al cante. Concursa la panda de Almogía por primera vez y queda en cuarto lugar.

En 1965, concursa la panda de Los Moras (estilo Almogía) que queda ganadora empatada con la de Los Verdiales y la de Los Dolores.

En 1966, se publicaron por primera vez 9 simples normas a cumplir. Se introducen además de los tres premios al choque y los tres premios al atavío existentes, tres premios a la mejor fiesta.

En 1967, se modificaron las bases para cambiar los premios de fiesta incluidos en la anterior edición, para otorgar un premio especial a las pandas de la provincia, es decir a las del estilo Almogía que habían acudido los años anteriores, por lo que a partir de ahora no permitirán los choques entre pandas de distintos estilos. Se exige en las bases como novedad también que las pandas vayan ataviadas decorosamente, con arreglo al uso.

En 1970, se incorpora a las bases la no obligatoriedad de concursar al choque para poder optar a los demás premios, primer antecedente de la desaparición de los choques en la Fiesta Mayor.

En 1971, hubo las primeras quejas de la falta de espacio para la celebración de la Fiesta Mayor.

En 1974. Se incorpora la panda de Comares y empieza a llamarse al concurso Fiesta Mayor. Desaparecen los premios de atavío, quedando en cuatro premios a la fiesta y dos al choque. Otro toque de atención al choque, para ir propiciando su desaparición.

En 1975, la Peña Juan Breva reúne a los alcaldes días antes de la celebración del 28 por primera vez.

En 1976, se añade un premio especial para la panda de Comares.

En 1980, a principios de diciembre se celebró una reunión de alcaldes donde exigieron a organizadores y al Ayto. de Málaga que a todas las pandas se les dé las mismas oportunidades, sin discriminarlas por su término municipal de origen ni por su estilo de Verdiales.

Propusieron hacer la llegada al túnel, siguiendo costumbre de siempre, con saludo de recibimiento, cruce de banderas y lucha de fiesta, la primera saldría a recibir a la segunda, la segunda a la tercera y así sucesivamente, sin que el jurado la tuviera en cuenta para las valoraciones.

Exigieron un tablao y un equipo de megafonía para que el público asistente pueda ver y escuchar las actuaciones más cómodamente que en años anteriores.

Exigieron 3 premios para el estilo Montes, 3 premios para el estilo Almogía y premio especial para la panda de Comares, por ser única en su estilo, y dietas para las pandas no premiadas.

Pedían que el jurado estuviera formado por personas elegidas por las pandas.

Los alcaldes de 1980 estaban colocando los pilares de la actual Fiesta Mayor, premios por estilo, dietas, jurados nombrados por los alcaldes, escenario, megafonía, etc., que aunque no lo consiguieran para esta edición, finalmente lo conseguirán.

En 1981, no existen premios a los choques aunque sí hubo un accésit. Tres premios para el estilo Montes, tres premios para el estilo Almogía y uno para el estilo Comares, como habían pedido los alcaldes el año anterior.

En 1982, aparece la primera panda infantil que tengamos referenciada. No aparecen premios ni accésit al choque.

En 1983, participaron 3 pandas infantiles y se incorpora la panda Segunda de Comares al concurso.

En 1984, hubo una petición apoyada por 11 pandas para trasladar la Fiesta Mayor al Puerto de la Torre. Se añade a las bases un número mínimo de componentes, 8 incluidos alcalde y abanderado, un número limitado de luchas en concurso, una para el toque y el cante, otra para el baile y otra para el baile de bandera. Se recoge que no habrá choques sino que únicamente se chocará en el recibimiento de cada panda con su precedente, accediendo a otras de las peticiones de los alcaldes en 1980.

En 1985 y posteriores, había escenario y megafonía para la realización del concurso.

En 1986, se celebra la primera Junta de San Andrés el 30 de noviembre patrocinada por el Ayto. de Málaga.

En 1988, con 23 pandas en concurso fue la última edición en la Venta El Túnel.

Hemos visto cómo en estos 28 años de concursos celebrados en Venta Nueva y Venta El Túnel (1961-1988), lo que se inició como un concurso de choques con 5 pandas y un solo estilo, se convierte en un concurso de Fiesta (sin choques) con alrededor de 20 pandas de los tres estilos, con escenario, megafonía, dietas y bases de concurso. A lo que exigieron los alcaldes en 1980, le faltó únicamente el poder de elegir a los miembros del jurado, que aún eran nombrados por el Ayto. y la Peña Juan Breva.

Los próximos 21 años, entre 1989 y 2009, la Fiesta Mayor se celebra en la Venta San Cayetano. A finales de la etapa anterior la Peña Juan Breva se va distanciando de la organización de la Fiesta Mayor, y a finales de los años 90 son los propios alcaldes, constituidos como Federación, los que controlan los distintos aspectos de la organización.

Se pasa de concursar siempre el estilo Montes en primer lugar, el estilo Almogía en segundo y Comares en tercero, ha hacerlo de manera rotatoria, es decir, el primer estilo en concursar un año pasará al segundo lugar en el año siguiente, el segundo pasará al tercero y el tercero al primero.

En 2002 el jurado comienza a puntuar mostrando las valoraciones al público asistente. De esta manera se elimina la deliberación de los miembros del jurado, presente desde la primera edición.

En el año 2005 se instala por primera vez una carpa completa para escenario y público.

La etapa de San Cayetano termina con 27 pandas de los tres estilos, con carpa donde refugiarse fiesteros y público de las inclemencias del tiempo, con un orden rotatorio de los estilos en concurso y con un jurado que dejó de deliberar y mostraba sus puntuaciones al público, como novedades a la etapa anterior en Venta Nueva y Venta El Túnel.

Y esto mismo se ha mantenido hasta 2015.

MLG 28/12/2015.-54¼ Fiesta Mayor de los Verdiales.-ALEX ZEA.

MLG 28/12/2015 – Fiesta Mayor de Verdiales -ALEX ZEA

Hemos visto cómo la Fiesta Mayor actual es fruto de 55 años de historia, construida por nuestros antiguos fiesteros provenientes del campo. Éstos, fueron sintiendo el cariño y el apoyo de los urbanitas, y vieron como su Fiesta (y ellos mismos) iba siendo admitida y querida en Málaga. Había un consenso, un espíritu de darle lo mejor al público y de unir todas las pandas de la provincia para convertir el día del concurso de choques en la FIESTA MAYOR.

Visto todo ésto y a título personal, defiendo este espíritu que nos transmitieron aquellos fiesteros y una Fiesta Mayor basada en dos pilares importantes:

  • Que se celebre el día de los Santos Inocentes (28 de diciembre), y
  • Que este día concursen todas las pandas de todos los estilos.

Si no es el día 28 de diciembre, si se excluye a alguna panda o a algún estilo en el concurso, para mí, no será la Fiesta Mayor de Verdiales. Habremos inventado otra cosa, otro concurso, pero no será la Mayor de las Fiestas, principal motivo por el que los alcaldes trabajan y luchan por mantener una panda a lo largo de todo un año.

Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel, Venta Nueva, Venta San Cayetano | Etiquetado , , | Deja un comentario

Evolución de la Fiesta Mayor 1: De las ermitas a las ventas

1980 Ermita de Los Verdiales

“Choques de la ermita”, “Concurso de choques”, “Día de los Tontos”, “Día Grande”, “Concurso del 28”, “Fiesta Mayor”, e incluso “San Cayetano”,…, muchos son los apelativos por los que se ha nombrado al día más señalado para la fiesta y los fiesteros, el 28 de diciembre.

No sólo el nombre de la Fiesta Mayor ha evolucionado a lo largo de los siglos. Como tradición viva, y por lo que conocemos a través de las fuentes orales y escritas, desde los choques realizados en las ermitas hasta la Fiesta Mayor en el recinto ferial del Puerto de la Torre, el concurso del 28 ha pasado por muchas vicisitudes. Unas provocadas por la masiva afluencia de público, otras por las instituciones organizadoras y la mayoría por los propios alcaldes y fiesteros.

El documento más antiguo que hayamos localizado sobre la ermita, data de 1862 y se lo debemos a Eusebio Rioja, quien lo descubrió y lo sacó a la luz. Este documento es una solicitud que el Mayordomo de la Ermita de Los Verdiales (Francisco Fernández Fernández) dirige al Gobernador de la Provincia de Málaga pidiendo permiso para que una comparsa musical procedente de los partidos de “Roda la Bota” (Roalabota) y de Los Verdiales llamada “de Inocentes” pudieran recorrer las calles de la ciudad de Málaga “recojiendo las limosnas que los vecinos gratuitamente dan”. Además argumenta que esto lo vienen haciendo “desde tiempo inmemorial”, por lo que podemos afirmar que en el siglo XVIII, al menos, ya se recogían estas limosnas para el mantenimiento de la ermita y por lo tanto, y reforzado aún más por el nombre que eran conocidos, “de Inocentes”, también habría encuentros el día 28 para entregarlas a los mayordomos.

A través de las entrevistas que estamos realizando Antonio Romero y un servidor, pudimos conversar en 2014 con José Santiago Fernández, violinista nacido en el año 1911 en Jaboneros, el cual nos explicó cómo se realizaban los choques en la ermita de los Verdiales, a la que pudo asistir en dos ocasiones (presumiblemente en los años 1928 y 1929, años en los que se intentó recuperar la tradición perdida en 1922). Nos cuenta que las pandas formaban dos filas, cuatro fiesteros a un lado y otros cuatro enfrente, entre los que bailaban las dos banderas. Se realizaba un choque de abanderaos en el que se practicaba la “Degollación” y en el que, en ocasiones, los pandereros intentaban liar al oponente saliendo de su formación e introduciéndose en la de la panda contraria. Todo esto ocurría mientras los alcaldes permanecían con las varillas cruzadas.

No sabemos si estos choques eran los que valoraban realmente para dar por ganadora a alguna de las pandas, o simplemente eran rifas que propiciaban los presentes.

Abanderao y panderero eran los protagonistas de estos choques en los que ganaba la que había “escarriao” a la panda contraria o aquella que había conseguido rajar o tirar la bandera del oponente.

Bandera con pincho

Bandera con pincho, preparada para la degollación. Imagen cedida por Celia Ortega Robles

Para realizar la “Degollación”, los abanderaos llevaban en la punta del palo un clavillo revuelto con el que intentaban rajar la bandera de la panda rival. La bandera española, con la imagen de su patrona siempre presente, era el estandarte de la panda, representaba al partido rural y el verse con una bandera rajada o tirada en el suelo, les suponía la rendición y conquista de su panda, haciendo un símil con las guerras de la Edad Media, en las que, conquistada la bandera, conquistado el castillo.

Tras los tiempos de guerra, en que las pandas estaban perdidas y no salían de fiesta, nos cuenta José Santiago, que Povea fue el director que levantó las pandas que estaban dispersas y organizó los choques en las ventas. Por esta época ya no se practicaba la “Degollación”, aunque algunos abanderaos continuaban con el clavillo en la punta para estar preparaos por si el choque no se presentaba de forma amistosa y cordial.

Según nos cuenta Povea, el 28 de diciembre en la época de la ermita de los Verdiales, era el único día del año en que los fiesteros toman el sobrenombre de “tontos” y el único en que la panda utilizaba los sombreros de lazos, incluidos violinista y panderero, excluidos actualmente por razones de comodidad, siempre a excepción del alcalde quien para distinguir su jerarquía utilizaba el sombrero usual, gorra, mascota o el clásico andaluz.

Nos explica igualmente Povea el origen del sobrenombre de “tonto” que tan a gala llevamos los fiesteros. En 1920 algunas pandas deciden no entregar las limosnas recaudadas al mayordomo correspondiente para que este las entregara para el mantenimiento de la ermita. A los fiesteros de estas pandas los apodaron los “tragaeras” y, según nos cuenta Juan Calderón Salas en su libro, éstos llamaban “tontos” a los que seguían con la tradición. En 1922, el resto de pandas acuerdan no seguir reuniéndose en la ermita y excepto en los años 1928 y 1929 que hubo un intento de recuperación de la tradición, las pandas se convirtieron todas en “tragaeras”, aunque actualmente se nos conozcan por “los tontos” el día de los Santos Inocentes. Así es que en ningún caso, ni en ningún momento de la historia, nadie quiso insultar la inocencia de los niños ejecutados el 28 de diciembre.

Desde los años 40 y hasta 1960, las pandas del estilo Montes realizaban sus choques y encuentros durante las Pascuas en las ventas de los Montes de Málaga: Venta Galwey, Venta Larga, Venta La Nada, Venta El Sol, Venta Nueva, Venta Alegre, y muchas más.

Las pandas del estilo Almogía resurgieron tras las guerras también en los años 40 del pasado siglo y siguieron organizando sus choques en las ermitas de Las Tres Cruces hasta 1971 y en la ermita de Jeva hasta principio de los años 60. Aquí también se realizaron estas luchas de bailes de banderas, incluso, en alguna ocasión con los pinchos mencionados anteriormente.

En 1960, por lo tanto, había al menos tres concursos de choques celebrados el 28 de diciembre, dos en las ermitas y otro en las ventas.

En el siguiente artículo seguiremos con la época de los choques patrocinados por el Ayuntamiento de Málaga.

Publicado en Antonio Fernández "Povea", Ermita de los Dolores, Venta Galwey, Venta Nueva | Etiquetado , , , | Deja un comentario

XXIV Fiesta Mayor: ¡¡¡ Cuatro pandas infantiles !!!

Una vez celebrado el concurso, el Diario SUR publica al día siguiente (29/12/1984) el resumen fiestero y gastronómico de la 24 edición, aunque debería darle más importancia y titulares al resumen fiestero, no es así.

19841229 - Publicado. Fiesta Mayor 1 - 1

Fiesta de verdiales.- Unos cuatro mil litros de vino de Los Montes y más de mil kilos de lomo se consumieron ayer en la fiesta grande de los verdiales, que se celebró en la Venta El Túnel. Dieciséis pandas participaron en la fiesta, cuatro de ellas infantiles, que en corrillos acá y acullá, entre trago y trago, hacían sonar los instrumentos y despertaban las gargantas y el baile. A lo largo de todo el día unas seis mil personas se acercaron al lugar en busca de música y vino, un vino que, a media tarde, había obligado a muchos a “retirarse”. Anochecía cuando una caravana de coches bajaba la cuesta, desde la venta, y otra caravana la subía para la venta. Jóvenes y viejos se unieron una vez más, como cada año, para festejar el retorno de los verdiales a la venta de costumbre. (Foto Salas.)

19841229 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 1

Cada panda, con su corrillo alrededor, dejaba sonar los verdiales

19841229 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 3

Cuatro mil litros de vino de Los Montes se consumieron en la fiesta de verdiales

Doscientas cuarenta arrobas de vino de Los Montes preparó ayer el ventero para pandas, jurado y seguidores -de pandas o de vino estos últimos, o de la dos cosas- que se concentraron en número de seis mil por lo menos en la venta El Túnel para festejar la fiesta grande de los verdiales. Más de mil kilos de lomo -en “bocatas” o raciones- y otros tropezones ayudaban a aguantar el dulzor de un vino que a media tarde había aplacado ya la algarabía de algunos y entonado a otros. Ningún año, asegura el ventero, se ha producido incidentes importantes en esta fiesta. Cuando acababa el concurso, dos caravanas de vehículos enfilaban, cuesta arriba o cuesta abajo, el camino de ida o vuelta de la venta.

A las diez de la mañana comenzaron a llegar las pandas, presurosas, al mismo tiempo que los primeros malagueños pedían las primeras botellas de vino con pitorrillo para beber a chorro. Llegaban poco a poco, al tiempo que se afinaban los instrumentos y gargantas, los de todos los años y otros que “semialucinados” exclamaban “auchénchico”, “auchénchico”. Estos últimos era los “guiris”, que en buen número subieron también ayer la cuesta atraídos por el popular festejo verdialero. Y mientras manos suaves intentaban imitar un arabesco, otras manos sembradas de callos arrancaban en cada corrillo el ritmo reiterado y alegre de unos verdiales que años tras año regresan al mismo paraje.

Dieciséis pandas se concentraron ayer, cuatro de ellas infantiles, cuyo arrebato pone una nota de confianza en el futuro de los verdiales malagueños. “La fiesta, aseguraba el alcalde la Panda de la Castañeta, tuvo un tiempo en que comenzó a decaer, pero en los últimos años se está recuperando. Hace tres o cuatro años que varios alcaldes nos planteamos enseñar a los niños a fin de que ocuparan el puesto en el futuro y asegurar así la supervivencia de estos cantes.” El verdial, para Pepe “El Limpio”, es “lo mejor de este mundo, porque me he criado en él y no hay cosa mejor”. Para los muchachos, entre trece y dieciséis años, enrolarse en las pandas supone apuntarse a la diversión.

-A nosotros nos gusta la música y nos lo pasamos muy bien aquí. De vez en cuando también pegamos algún traguillo de vino.

-¿Qué os dice la gente cuando tocáis?

-Que somos muy chicos y muy guapos

-¿Y vosotros que pensáis?

-Que es verdad.

Aseguran algunos que los verdiales vienen de Los Montes. “No, hombre, no, que dicen que proceden de unos moros que quedaron reteníos en el partío.” Y mientras los corros se agrupan aquí y allá y están bien mermados los cerca de cuatro mil litros de vino, Encarnación Jiménez, que tiene familiares en casi todas las pandas, sigue sentada frente al escenario, al “laíto” mismo de las autoridades, siempre, cómo no, en sitio privilegiado. Y junto a Encarnación Jiménez otros fieles seguidores que vuelven también, con los verdiales, año tras año.

Premios

A las dos y media de la tarde comenzó el concurso de verdiales al que concurrieron doce pandas, ya que las infantiles no concursaban. El jurado estuvo presidido por el alcalde de la ciudad, Pedro Aparicio, y formaban parte del mismo Francisco Flores, concejal delegado de Cultura; Gonzalo Rojo, Manuel Jiménez, Francisco Martos y la esposa de este último.

A las cinco y media de la tarde se fallaron los premios en los tres estilos distintos, dotados los primeros con sesenta mil pesetas, los segundos con cincuenta mil y los terceros con cuarenta mil pesetas.

En el estilo Almogía fueron premiadas la Panda de Almogía (primero), Panda del Arrabal (segundo) y Panda de Las Moras (tercero).

En el estilo Montes fueron ganadores la Pandas de Calderón (primero), Panda de Santo Pitar (segundo) y Panda de los Infantes (tercero).

En el estilo Comares se otorgó el primer premio a la única panda concursante, la de Comares, a modo de premio especial.

Las restantes pandas -Villanueva, Jotrón y Lomilla, Huerta Nueva, Medina y Roaero- recibieron un premio de participación dotado con treinta mil pesetas. Las cuatro pandas infantiles recibieron 25.000 pesetas.

A. Cervantes

Fotos Salas

Me encanta la idea de que tanto el alcalde como el concejal de cultura estuvieran durante todo el transcurso del concurso. Pero claro, hay que tener en cuenta que por estos tiempos con 3 horitas de concurso se zanjaba el tema y que actualmente necesitamos el triple. También me gusta mucho el tema de que desde inicio y hasta hace unos años la Fiesta de Verdiales dependió de la Concejalía de Cultura y no de la Consejalía de Fiestas, como pasa actualmente.

Hay grabaciones publicadas de esta edición que se pueden ver en el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=qKbsPi1FBPo&list=PL9F1749FADEE7B37E

 

Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , | Deja un comentario

XXIV Fiesta Mayor: Sin premios al choque

Veíamos en el artículo anterior como el Ayuntamiento proponía realizar la Fiesta Mayor en tres días consecutivos en la Ermita de Los Verdiales, en el Puerto de la Torre y en la Venta El Túnel. Días más tarde publica el siguiente artículo donde descarta la Ermita.

Publicado el día 21 de diciembre de 1984.

19841221 - Publicado. Fiesta Mayor 12

. . .

La comisión municipal permanente aprobó también el programa de la Fiesta Mayor de Verdiales, que se celebrará los días 26, 27 y 28 próximos, con choques de pandas de distintos lugares de la provincia. Esta fiesta popular se celebrará en el Puerto de la torre, en Campanillas y Venta del Túnel.

. . .

Cinco días después se descarta además el Puerto de la Torre y Campanillas, para volver a la tradicional Venta El Túnel. Publica las bases que regirán el concurso, donde se eliminan explícitamente los concursos de choques.

19841226 - Publicado. Fiesta Mayor 46

Concurso de Pandas de Verdiales organizado por el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Málaga convoca los premios del concurso de la Fiesta Mayor de Verdiales que se celebrará el viernes, día 28 de diciembre, en la Venta del Túnel, en torno a las siguientes bases:

-Podrán inscribirse todas las pandas que lo deseen cumpliendo con las bases de este concurso.

-Las inscripciones se podrán realizar en el Area de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, avenida de Cervantes, s/n., hasta las 3 de la tarde del día 27 de diciembre, y en la sede de la Peña Juan Breva, calle Picador, hasta las 8 de la tarde este mismo día.

-En la inscripción constará el nombre del alcalde de la panda (con el apodo en su caso) y el de todos los componentes de la misma.

-Las pandas no podrán estar compuestas por menos de ocho (8) componentes, incluidos el alcalde y abanderado.

-Las pandas que lleven bailaores y bailaoras tendrán que hacerlo constar en la inscripción, sin que en ningún caso se permita la posterior inclusión.

-El sombrero de verdiales será el tradicional de palma, adornado con cintas de colores, espejillos, flores artificiales y abalorios.

-Los estilos reconocidos de fiesta son: Montes, Almogía y Comares.

-Los premios del concurso serán los siguientes:

1º.- A la panda completa, con bailaores y bailaoras, por estilo, 60.000 pesetas.

2º.- A la panda completa, con bailaores y bailaoras, por estilo, 50.000 pesetas.

3º.- A la panda completa, con bailaores y bailaoras, por estilo, 40.000 pesetas.

-Premio al mejor atavío y pureza del mismo, 50.000 pesetas.

-Las pandas infantiles no competirán en el concurso, aunque si percibirán por su presencia una dieta de 25.000 pesetas.

-Todas las pandas que participen en el concurso y no obtengan premio percibirán una dieta de 30.000 pesetas.

-No habrá premios al choque y solo se chocará en el recibimiento de cada panda con su precedente.

-Solo se podrá concursar en un estilo de fiesta cuando al menos haya dos pandas inscritas en el mismo.

-La entrada al estrado del concurso se efectuará en “paseo de carretera”, con la panda al completo y con el alcalde al frente, elevando su vara, con la cual dará entrada al cante, dirigirán el reveso y señalará su terminación.

-Los revesos del concurso serán tres: uno dedicado solo al toque y cante, otro al baile y otro al baile de la bandera en su caso.

-Las guitarras irán afinadas “al natural” y con la cejilla al cinco para impedir que las subidas de tono distorsionen la voz de los “cantaores”.

-El jurado estará presidido por el señor alcalde del Ayuntamiento de Málaga y sus miembros lo constituirán personas de reconocido conocimiento sobre la fiesta de verdiales y serán nombrados por el Area de Cultura del Ayuntamiento.

El mismo día del concurso publica el Diario SUR el siguiente artículo:

19841228 - Publicado. Fiesta Mayor 8 - 2

Los verdiales celebran hoy su fiesta grande en la venta El Túnel

Como todos los años, las pandas de verdiales vuelven este 28 de diciembre a la Venta El Túnel para celebrar su fiesta grande. Grande y vistosa que acoge en sus festejos a todos aquellos malagueños enamorados del vino y la juerga, la música y el baile, de unos cantes cuyos orígenes se remontan muy lejos en el tiempo sin que eruditos y entendidos se hayan puesto de acuerdo en determinar su edad y lugar de nacimiento.

A las pandas y sus seguidores, fieles guardianes de su tradición de siglos, probablemente no les importará demasiado ese origen más o menos lejano, sino el cultivo constante y hondo del verdial que año tras año acude al choque, compite y revolotea en los Montes, tradición de Málaga que está muy adentro de esta cultura propia que la identifica y diferencia.

Retazos de antiguos romances moriscos o fiesta del estilo dionisíaco que pudo penetrar en la península con los griegos los fenicios o los romanos, las hipótesis del origen de los verdiales son varias si bien la última, en virtud comienza a imponerse sobre la primera. Durante mucho tiempo la mayoría de los tratadistas han coincidido en señarlarle a los verdiales un nacimiento moruno. El descubrimiento por otra parte, de un mosaico pompeyano que data de primeros de nuestra era en el que aparecen músicos con los mismos instrumentos que hoy tocan las pandas y tocados con adornos parecidos al actual sombrero está dando un auge importante a la segunda hipótesis, la del origen mediterráneo de los verdiales paganos y mitológicos”.

Aún hoy, opina Pepe Luque, y pese a coincidir la celebración de la fiesta grande con los días navideños, nada más lejos de las canciones que la letra con sabor a villancico. Son las de los verdiales letras profanas que contrastan con la religiosidad de los verdialeros, que conmemoran con sus cantes el día de los Santos Inocentes y rondan a su Patrona, la Virgen de los Dolores con su abigarrada música.

Reminiscencias o no de ritos paganos precristianos, lo cierto es que la fiesta con los destellos de colorido de los sombreros y el correr de  boca en boca del vino de los montes, evoca sin remedio ese aspecto dionisíaco antes recordado.

Tomaron los verdiales el nombre del “partío” donde primero encontraron arraigo y fueron, a medida que se extendían por otras zonas, adquiriendo también otros estilos que cuajaron en nuestra provincia en tres – los de Comares, Almogía y los Montes-, y tomaron formas distintas por otras provincias y en Canarias, donde se conocen con el nombre de “malagueñas”, aunque aquí se han despegado bastante de los verdiales originarios. Curiosamente los verdiales malagueños han evolucionado muy poco y conservan aún hoy las mismas características, asegura Alfredo Arrebola. “Nacieron para bailan, afirma, y no solo el ritmo, sino también el propio cantaor se supedita al baile”.

Las pandas hoy, vestidas de fiesta, repetirán su tradicional encuentro de choque en la venta El Túnel, donde año tras año reviven con brío la tradición de música y baile.

Discrepo con la afirmación de que “tomaron los verdiales el nombre del ‘partío’ donde encontraron arraigo …”, ya que es imposible de demostrar si en el partío de los Verdiales arraigó antes que en el partío de Roalabota, de Jotrón o de Los Moras, por poner algunos ejemplos. Llegué a la conclusión, analizando los artículos periodísticos, novelas costumbristas y otros escritos del siglo XIX y XX, que el nombre de Verdiales lo incorporan los malagueños de la ciudad para nombrar a la Fiesta que por Navidad entraba en la capital para pedir limosna para la Ermita de Los Verdiales. Es a través de la situación de la Ermita, enclavada en el partío de Los Verdiales, la que da nombre a la Fiesta de Verdiales y que con el tiempo fue englobando al estilo de Los Moras y al estilo de la Axarquía.

En la misma página nos encontramos con un artículo de Alonso Martín Ruíz.

19841228 - Publicado. Fiesta Mayor 8 - 3

Verdiales en la geografía malagueña

En estas fechas, cuando se aproxima la fiesta grande de verdiales, es también cuando los verdialeros empiezan a buscar en el baúl de los recuerdos aquellas cintas que les bordara su novia para ponerlas en los sombrerillos, que, junto con flores de papel o espejos, formarán el conjunto de adoridos que adornarán y darán colorido a nuestras pandas de verdiales. Como miembro de la Peña Flamenca-Verdialera El Torcal, si me permite, quisiera puntualizar sobre el flamenco y los verdiales.

Todos los que seguimos los pasos a la mayor de las expresiones folklóricas malagueñas, los verdiales, sabemos que el verdial nace en veredas, cañadas o en noches largas de invierno, entre coplas de aguardiente, mantecados caseros, buñuelos y todo, a la luz de un candil, parece tener alma, origen moruno, pero lo que no podemos averiguar exactamente es cuándo nacen o dónde nacen primero, aunque en esto cada cual vaya arrimando el ascua a su sardina. Es sabido que el verdial se extiende por Santo Pitar, hoy este estilo se conoce como verdial de Comares. Luego sigue por los Montes, zona del Túnel, Los Gámez, Los Pintaos, Carreteros, Mata Gatos, Valtares, Barranco el Sol. Toda esta zona forma otro estilo llamado Verdial de los Montes, que, tradicionalmente y ahora en vías de revivir, llevaban sus ofrendas a la ermita de los verdiales el día de los Inocentes, patrona la Virgen de los Dolores.

Luego existe la más extensa zona verdialera, que empieza en Las Moras y el Chobo de Almería, y termina en El Torcal por Jevas, y barrio de Las Palomas, en Villanueva de la Concepción, que es donde termina la raíz verdialera en nuestra provincia por el norte.

Antaño las Pandas de Las Moras y el Copo ponían fin a la Navidad el día de los Inocentes en la ermita de las Cruces, ¡y las que se formaban! Por el arroyo de Jeva, Alora, Monterroso, Chozas del Cerro, terminaban el 28, igual que las demás en la ermita de Jeva. En estas zonas son muy parecidas las formas de tocar el verdial, y en su conjunto hoy se conocen como verdial estilo de Almogía. Ahora bien, con el abandono de los campos por los años sesenta, se fueron acercando más a los pueblos y sobre todo a la capital. Y empiezan a formarse barriadas verdialeras en nuestra capital como Puerto de la Torre -que hoy pide el traslado de la fiesta grande- Huertecilla, Maña, Las Castañetas y Ciudad Jardín. Las Pandas más cercanas que antes se habían escuchado por la capital son las de estilo Montes, que debido a lo señalado anteriormente, sobre el abandono de los campos, empiezan a terminar el día de los Inocentes por las ventas, como fueron venta Garbey y actualmente venta El Túnel. Yo asistí muchos años a la venta El Túnel y pronto comprendí que existía un problema, porque es muy fácil ver cómo cada Panda arrastra de su público, sobre todo viendo los corrillos que se forman alrededor de cada una, pero luego, a la hora de concursar, solo se hablaba de verdiales y no se distinguían estilos. Como los que pusieron la primera piedra en estos choques de Pandas creían superior el estilo Montes porque es el que ellos conocían mejor a los que cultivaban los estilos diferentes les aburría  concursar en la venta El Túnel porque de antemano sabían que solo contarían con una pequeña dieta.

Cuando en el año ochenta nació el primer festival-concurso de verdiales del pueblecillo, como se dice en el mundillo verdialero, nos encontramos con este problema, y – la solución fue aplaudida por las Pandas – entonces se crearon tres premios en cada apartado: estilo Montes, Almogía y Comares. Así cada cual concursa con su estilo, se complace a más Pandas y cada una defiende sus raíces que, en definitiva, es lo que debemos de conservar intacto. Luego esta idea la defendió Gonzalo Rojo en una de las semanas de Verdiales en la Peña Juan Breva y también se empezó a aplicar en la venta El Túnel, y hoy, lo mismo en Rincón de la Victoria que Casabermeja, creo que hacen los mismo. No es mi intención querer apuntarle un tanto a nuestra peña, sino pedir que todos los que nos movemos, siempre con la mejor fe, lo hagamos sin adulterar nuestros verdiales, o flamenco.

Del flamenco conozco un poco menos, pero veo que existe un problema parecido al anterior, y hasta el momento no conozco ningún libro que hable de esto, ni ningún flamencólogo que lo haya tocado en conferencias, programas de radio, etc.

Desde hace unos años aún se hablaba de cante jondo, pero ese dicho está casi perdido; hoy solo se dice “cante flamenco”, y si no distinguimos las diferentes formas, resulta que alguien sale marginado, porque todos sabemos que existen dos ramas, dos escuelas (dejaremos de mencionar a las más antiguas) y diré que Pepe Marchena supo defender o seguir, o crear su estilo; y que Antonio Mairena supo poner al cante jondo en lo más alto que se puede llegar. Uno con su garganta y el otro con sus pulmones, pero ahí quedó. Creo que las dos escuelas tienen el mismo derecho a seguir admitiendo alumnos, y no es la primera vez que oigo tertulias de aficionados en las que no acaban de poner a cada cosa su nombre, y quizás sea porque no se puede llamar solamente flamenco, debe llevar una distinción y a la hora de organiz ar un concurso habría que distinguirlo. Total, labor para las peñas.

Alonso Martín Ruíz

Es cierto que la Peña El Torcal fue la primera en aplicar los premios por estilos, así como el uso de escenario y megafonía, pero lo correcto hubiera sido mencionar que todas estas peticiones salieron de una reunión que se celebró en el Puerto de la Torre para exigírselo a (https://violinsantacatalina.wordpress.com/2015/03/07/xx-fiesta-mayor-los-alcaldes-exigen-escenario-y-megafonia/) los organizadores de la Fiesta Mayor y que ellos supieron aplicar al empezar con sus festivales-concurso en 1981.

Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , | Deja un comentario

XXIV Fiesta Mayor: Propuestas para cambios de ubicación

Inicia el Diario SUR las noticias sobre la Fiesta Mayor de 1984 con las peticiones de cambios de la ubicación del evento, cada vez más se hace notable que la Venta El Túnel se ha quedado pequeña para la gran afluencia de público y para albergar a tanto vehículo.

De esta manera el día 4 de diciembre publica una carta al director que explica lo siguiente:

Lugar de celebración de la fiesta de los verdiales

Señor director: Con el ruego de publicación del siguiente escrito, nos dirigimos a usted:

En reunión celebrada el viernes, día 30 de noviembre, los alcaldes de diferentes pandas de verdiales acordamos enviar al Excmo. Ayuntamiento y la prensa en general el siguiente escrito, que representa nuestra voluntad firme de que la Fiesta Mayor de Verdiales tiene que cambiar de lugar, y ello tan solo para que una de nuestras manifestaciones culturales mas populares llegue al mayor número posible de ciudadanos. Con nuestra postura no deseamos crear ningún tipo de polémica y sí por el contrario de que todas las pandas y aficionados nos podamos más  mejor divertir con nuestra fiesta de verdiales. Esperamos que nuestra voluntad mayoritaria que representamos, unida a la promesa en el mismo sentido de nuestro Ayuntamiento, que es en definitiva el que tiene la responsabilidad en la organización de esta nuestra fiesta, sean suficientes para salir de la duda que hasta ahora tenemos. Además de las once pandas que han firmado, existen otras que están de acuerdo con el traslado al Puerto de la Torre, que por imposibilidad no pudieron asistir y que en su momento podemos demostrar. En representación: Bernardo Cuenca Campos.

Excelentísimo señor:

Los abajo firmantes, alcaldes de distintas pandas de verdiales, le reiteramos nuestra petición de fecha 11-5-1984, en relación a la celebración de la Fiesta Mayor de Verdiales, en el sentido de que sea trasladada del actual lugar de realización, basándonos en los argumentos que a continuación les exponemos:

  1. Consideramos que el actual lugar de celebración, Venta de El Túnel, no reúne las condiciones precisas, limitando la participación ciudadana.
  2. Coincidimos con el deseo de trasladarlo que la corporación que usted preside ha manifestado con anterioridad.
  3. Deseamos que sea trasladada al Puerto de la Torre, ya que este lugar reúne las condiciones precisas para la fiesta sea más popular y participativa, que es en definitiva de lo que se trata.
  4. Contamos con el apoyo incondicional de la Junta de Distrito del Sector, así como de todas las entidades del barrio, que se comprometen en la organización de la referida fiesta mayor.

Empieza así un tira y afloja entre alcaldes, Ayuntamiento y “consejeros del Ayuntamiento”, unos para mantener la Venta El Túnel como lugar de celebración (aunque claramente no sea el sitio más apropiado), otros para llevárselo al Puerto de la Torre y otros incluso para trasladarlo a la Ermita de Los Verdiales, como veremos más adelante.

El día 11 de diciembre sorprende el Ayuntamiento con el siguiente anuncio:

Verdiales y carrozas

Después de dar cuenta de esta homenaje, el alcalde y concejal delegado de Cultura anunciaron el resto de las actividades que el municipio tiene previsto organizar para las fiesta navideñas. Dentro de estas actuaciones destaca el desarrollo en diferentes lugares, de la fiesta de los Verdiales durante los días 26, 27 y 28 de este mes.

“En un intento de hacer extensiva la fiesta a todos los ciudadanos -se dijo- hemos pensado este año, por vez primera, celebrar los verdiales en tres días consecutivos y en distintos lugares: la ermita de los Verdiales, el 26, en el Puerto de la Torre; el 27, y el 28 en la venta de El Túnel”.

Pedro Aparicio se refirió al sitio poco apropiado de este último lugar, “sobre todo si se tiene en cuenta que allí acuden alrededor de diez mil personas que en caso de alguna emergencia presentaría una evacuación muy dificultosa” y añadió que si el acceso a la Venta de El Túnel se arregla “no habría inconveniente en hacer algo que ha sido por muchos años espontáneo”.

. . .

Incluso hasta se sugiere el recinto ferial como lugar de celebración, como veremos en el siguiente artículo publicado el día 13 de mismo mes.

19841213 - Publicado. Fiesta Mayor 6 - 1

Sugerencia

Como en estos días se especula con el lugar más adecuado para celebrar el encuentro de las pandas de verdiales, ya que se pone en duda la conveniencia de hacerlo, como es tradicional, en la Venta de El Túnel, un lector hace la siguiente sugerencia:

  • ¿Por qué no habilitar para esta fiesta el recinto ferial? Allí hay espacio suficiente para el aparcamiento de coches y podría aprovecharse la caseta oficial. Si se eligiera como escenario permanente para esta manifestación artística ello obligaría a cuidar aquella zona y todos saldrían ganando.

Para terminar con las especulaciones sobre el cambio de ubicación, publica la siguiente Carta al Director el día 16. Y todo para finalmente seguir en el mismo sitio.

19841216 - Publicado. Fiesta Mayor 0

Lugar de celebración de los verdiales

Señor director:

Tres días, tres, llevo repasando en el diario SUR (Prensa Malagueña) cuanto se viene escribiendo, comentando, declarando y programando con respecto a la fiesta de verdiales y aún más, participando directamente en las discusiones sobre el tema.

Son las cinco de la tarde, estoy sentado en mi terraza contemplando el paisaje visual e imaginativo, y la caída del sol que le va quitando lentamente el resplandor al blanqueo de las muchas casas diseminadas del entorno; me empiezo a concentrar en las sombras del Cerro Lanza que, con el adiós de los viñedos, hacen contraste con las solanas iluminadas todavía por los rayos solares en todo el Partio de Verdiales y el de Santa Catalina, situación de mi cobijo nidal desde el año 43, o sea, la cara y la cruz de la moneda. Los supersticiosos cuentan que la cara se da más a la suerte que la cruz.

Por un lado tengo delante la editorial del diario SUR (13-12-84) que elogia gratuitamente a todo el plan cultural programado para los días festivos que se nos aproximan; por otro, una rueda de prensa de nuestras primeras autoridades en el municipio de este acontecimiento y por último “el programa”.

Estas tres informaciones las encuadro en la cara de la moneda.

No me siento supersticioso a pesar de haber sufrido los dos únicos accidentes de tráfico en 13 y martes y me encuadro en esta ocasión, en la otra “la cruz”. Por esta razón me parece tener derecho a opinar, si quien dirige este periódico tiene a bien publicar mi modesta opinión para que pueda sacar conclusiones otras terceras personas.

El editorialista afirma que este plan cultural del Ayuntamiento es para todos, que “hay sitio para que el amante del folklore popular, fiesta de verdiales, tome parte”. Por otro lado, nuestro alcalde reconoce que la Venta del Túnel no es sitio apropiado para dar cabida a las 10.000 personas que acuden, presentando serias dificultades en casos de emergencia y, por último, se afirma que con el programa tendremos por primera vez celebración de los verdiales los días 26, 27 y 28.

¡Señor editorialista! cuando una fiesta se hace para todos, con el dinero de todos, no se puede seguir programando todos no podamos entrar todos y el Ayuntamiento, hasta hoy, ha rechazado a pesar de pedirlo por escrito la mayoría de las “pandas” que a mi juicio deberían ser los primeros protagonistas, y el cambio de enclave de la fiesta del 28, ofertándole otro con mejores características en todos los sentidos. Y no pasa nada; en lo que va de siglo que yo sepa se han celebrado estos encuentros por lo menos en: Ermita de los Verdiales, Las Cruces, Ermita de Geva, Ventorrillo del Cabrero, Venta Alegre, Venta Las Ánimas, Venta Garbey, Venta Nueva, Venta El Túnel y ahora se pide para Venta San Cayetano (Puerto de la Torre).

Señores responsables municipales: los aficionados a esta fiesta lo venimos celebrando los días que apuntáis desde hace muchos años. A mí me lo transmitió el bisabuelo de mis tatarabuelos.

De esa manera, como nos estáis informando y como nos lo planteáis  en las reuniones que hemos tenido, no nos vais a convencer.

El Sol se ha ido, recojo los recortes de prensa y los folios escritos, voy a esperar  a que salga la Luna, me acostaré entonces, pero tardaré en quedarme dormido, porque pensaré en el recorrido que hice anoche por las escuelas de verdiales que regentan gratuitamente, el Limpio, Perino, El Negocio y Majallana.

¡Qué bonito! ¡Ah! que se olvidaba, pensaré también en que trasladar este acontecimiento al recinto ferial sería como traer a la Coral de Santa María de la Victoria en medio de un berbecho y pensaré también en la otra literatura “la da las pintadas”, la que alguien ha escrito en la fachada de los servicios técnicos del Ayuntamiento en Carranque.

José Montiel Brenes

Pues 30 años después, pasada la etapa de la Venta San Cayetano,  se repitió toda esta misma polémica y además con las mismas propuestas o similares.

Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , | Deja un comentario

XXIII Fiesta Mayor: Segunda panda del estilo Comares

Al día siguiente de la celebración de la XXIII Fiesta Mayor de Verdiales el diario SUR publica los datos de participación del concurso así como la asistencia de público. Hay que destacar que en esta edición aparece una segunda panda del estilo Comares, por lo que la única panda existente del estilo Comares hasta ahora puede entrar en concurso.

Para ponerle nombre a esta nueva panda no se quebraron demasiado la cabeza, como existía ya la panda de Comares, pues la llamaron Segunda de Comares. A partir de este año se empezará a nombrar a la panda de Comares como Primera de Comares.

Quiero resaltar que aunque en años anteriores se había usado esta nomenclatura para nombrar al concurso de Verdiales, en estos artículos extraídos de la hemeroteca del Diario SUR, lo resaltan y reiteran en titulares:

” FIESTA MAYOR DE VERDIALES “

En portada, adelanta la noticia que desarrolla en la página 3.

19831229 - Publicado. Fiesta Mayor 1

Participaron veinte pandas, el mayor número registrado desde 1962

Unas seis mil personas asistieron a la Fiesta Mayor de Verdiales.

Unas seis mil personas asistieron ayer a la Fiesta Mayor de Verdiales, que durante todo el día se celebró en la Venta del Túnel. En los concursos para las modalidades de fiesta y choque, participaron en total veinte pandas, el mayor número registrado desde el año 1962. La fiesta fue un éxito que evidenció el interés del pueblo por los verdiales, un interés que se incrementa cada año y que progresivamente cala en los más jóvenes

Página 3

19831229 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 1

19831229 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 2

19831229 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 3

19831229 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 4

Participaron veinte pandas, el mayor número registrado desde 1962

Unas seis mil personas asistieron a la Fiesta Mayor de Verdiales

Con asistencia de unas seis mil personas, se celebró ayer, en la Venta del Túnel, la tradicional Fiesta Mayor de Verdiales a la que concurrió un buen número de pandas que concursaron en las modalidades de fiesta y choque. Sobre las diez y media de la mañana comenzaron a llegar las primeras así como los malagueños madrugadores a fin de no perderse nada de la fiesta.

A la una y media de la tarde, hora en que se cerró la inscripción de pandas, eran veinte las inscritas en esta edición de 1983, el mayor número de pandas desde 1962, año en el que la fiesta se trasladó de Venta Nueva a la Venta del Túnel.

Las pandas inscritas y participantes fueron las siguientes: por el estilo de los Montes de Málaga, la de Las Pitas, alcalde, Juan Padilla. Jotrón y Lomillas, alcalde, José Romero. Calderón, alcalde, José Portillo Calderón. Puerto de la Torre, alcalde, Sebastián infantes. Medina, alcalde, Manuel Medina. Santo Pitar, alcalde, Francisco Caña. El Canasto, alcalde, Cascabullo. El Rodadero, alcalde, Antonio Cortés y la de Arroyo España.

Por el estilo de Almogía fueron la de Almogía, alcalde, Manuel Luque. Arroyo de Jeba, alcalde, Juan Gómez. Los Mora, alcalde Domingo Ruiz Gómez. Arroyo Ancón, alcalde, José Trujillo. Campanillas, alcalde, Antonio Gómez y San Alberto, alcalde, Antonio Arrese.

Por el estilo de Comares sólo concurrieron dos pandas, la de Comares, con su alclade, Adolfo Romero Medina, y la segunda de Comares, alcalde, Manuel Robles.

También este año han participado tres pandas infantiles, la de la Castañeta, Huertecilla Maña y Majallana.

Ganadores

Sobre las dos de la tarde comenzó el concurso que se prolongó hasta las seis, hora a la que el jurado, presidido por el concejal de Cultura, Francisco Flores Lara, y compuesto por el concejal Juan Perez, Antonio Fernández Povea, Rafael Santiago, José Luque Navajas, José Manuel Pozo Torres y Gonzalo Rojo Guerrero, se retiró a deliberar el reparto de premios concedidos por el Ayuntamiento de Málaga, organizador de la Fiesta Mayor de Verdiales.

Finalizadas las deliberaciones, se dio a conocer el resultado del mismo que fue el siguiente: estilo Montes de Málaga: primero, panda del Puerto de la Torre, dotado con cincuenta mil pesetas, segundo, panda de Calderón, con cuarenta mil pesetas. Tercero ex ecuo entre las pandas de Santo Pitar y Medina, con cuarenta y cinco mil pesetas.

Estilo Almogía: primero, Almogía, con cincuenta mil pesetas. Segundo, Las Moras, con cuarenta mil pesetas; y tercero, Campanillas, con treinta mil pesetas.

Estilo Comares: primero Comares, con cincuenta mil pesetas, y segundo, Segunda de Comares, con cuarenta mil pesetas.

Las pandas infantiles La Castañeta, Huertecilla Maña y Majallana recibieron cada una veinticinco mil pesetas. Las pandas que no obtuvieron premios recibieron cada una quince mil pesetas de dieta.

Sobre las diez de la noche la animación que reinada en la venta del Túnel era extraordinaria, continuando las pandas y público hasta bien entrada la madrugada.

Gonzalo Rojo

Foto Salas

Aunque insiste en decir que es el mayor número de pandas desde 1962, lo cierto es que el primer año que patrocina el Ayuntamiento de Málaga es en 1961, por lo que debería hacer referencia a este año, no a 1962.

Quiero corregir también el nombre del alcalde de la panda San Alberto, que es Antonio Arreza “El Ruso”.

Aunque Gonzalo Rojo habla de concurso de fiesta y choque, en estos años creo que solo se valoraban en concurso la fiesta y quizás el choque se mantuviera como saludo de las pandas a la entrada a la Venta pero sin ser valorado.

A primeros del año siguiente, concretamente el 21 de enero de 1984, un aficionado envía una carta al director del Diario SUR manifestando su apoyo a la Fiesta Mayor, aunque siempre pueda ser mejorable.

19840121 - Publicado. Fiesta Mayor 15. Cartas al director

Fiesta de Verdiales

Sr. director: Este año, la fiesta de los Verdiales, ha sido mejor que otros años. Ha habido más gente, más pandas, más malagueños. ¿Por qué será? Pues muy sencillo: La gente de Málaga, sus medios de comunicación, están todos a una y esto no puede fallar. Se respiraba ambiente de la tierra; se notaba que estábamos en Málaga. Quizá el año que viene puedan corregirse algunos defectillos de última hora. La verdad es que no fueron importantes. Pasaron desapercibidos.

Había gran ambiente de fiesta y muchos malagueños que íbamos a una, a que el año que viene vaya a más y nos dejemos de tanto protagonismo foráneo teniendo en Málaga todo el folklore que, con un poco de malagueñismo y otro poco de ayuda de quien corresponda podemos hacer renacer las malagueñas y verdiales, que es lo nuestro, y no otra cosa.

Alberto Ximénez Sánchez

Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , | 1 Comentario

XXIII Fiesta Mayor: Ritos paganos precristianos

Llegamos a 1983 con la 23 edición de la Fiesta Mayor patrocinada por el Ayuntamiento de Málaga y celebrada en la Venta El Túnel.

El Diario SUR publica el mismo día del concurso (28 de diciembre) nuevas teorías sobre el origen de la Fiesta de Verdiales.

19831228 - Publicado. Fiesta Mayor 1

Hoy se celebra la fiesta grande en la Venta del Túnel

Los Verdiales proceden de ritos paganos precristianos

Hoy se celebra, en la Venta del Túnel, la fiesta grande de los verdiales en la que se espera la participación de unas doce pandas. Los Verdiales de Málaga conservan, por el contrario a los de otras provincias españolas donde se les ha dado en llamar “malagueñas”, su pureza de origen. Sobre este tema la hipótesis más defendida hasta ahora, la de su procedencia morisca, comienza a desvalorizarse ante nuevos descubrimientos de su raiz.

Página 3

Con este anuncio y con su desarrollo en la página 3, se amplia la visión del origen de los Verdiales, así de la creencia del origen morisco nos remonta a rituales de origen precristiano que se mantuvieron durante la etapa morisca y que han llegado hasta nuestros días.

19831228 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 2

19831228 - Publicado. Fiesta Mayor 3 - 4

En los Montes se mantiene prácticamente intacta su pureza original

Los verdiales proceden de ritos paganos precristianos

Ajenos a la investigación sobre sus orígenes, a los trabajos de los tratadistas que bucean en su más profundo pasado, los verdiales vuelven cada año a los Montes de Málaga para celebrar su fiesta grande el día de los Santos Inocentes. Y es que el verdial viene de esa intrahistoria profunda y lejana que escapa a los historiadores, que surge de la entraña del pueblo chico, protagonista oscuro de los grandes acontecimientos históricos, cuyos nombres no recogió la tinta en los libros. Hacedores al fin de esa historia que conforma la personalidad de un pueblo, sus manifestaciones, perviven más allá de batallas y grandes aconteceres, transmitidas de generación en generación, de boca en boca.

Retornan como la vida retorna, como ese devenir reiterativo que cuajaba la pluma del alicantino Azorín. Cambian las personas, permanecen las tradiciones. No son las mismas pandas, pero quedan los verdiales, que vuelven cada fecha señalada, cada festividad, imperturbables al paso del tiempo.

Afirma Alfredo Arrebola, que, “debido a esa forma rudimentaria de interpretar el sentir popular, los verdiales han evolucionado muy poco; aún en la actualidad siguen con la misma rudeza que tuvieron en su nacimiento. Los verdiales nacieron para bailar. Y tanto es así, que no solo el compás, ritmo y melismas sino también el cantaor están supeditados al baile”.

Los verdiales son cosa de Málaga. Para José Luque, la creencia de algunas personas de que el nombre proviene de una variedad de la aceituna o de los higos así llamados es errónea. “El nombre le viene del “partío” de Verdiales, y la zona donde se producen y cultivan está delimitada al oriente por Comares; al norte por Colmenar y Casabermeja; al oeste por el Torcal, y por el rio Guadalhorce al sur”. Aquí el verdial subsiste casi en su pureza original conservando también el nombre. Los reductos que existen en otras provincias de la península y en Canarias, donde se han dado en llamar “malagueñas”, conservan muchas características, pero han evolucionado a un ritmo más lento, y se despegan, sobre todo en Canarias, de los verdiales originarios.

Origen

Asegura el flamencólogo Alfredo Arrebola que casi todos los tratadistas coinciden en señalar el origen morisco de los verdiales, y cita a Davillier, que afirma que “son las mismas melodías que cantaban, acompañándose de laud, los súbditos de Ib Alcamar y Boabdil el Grande. Sus coplas son trozos de antiguos romances moriscos”.

José Luque se remonta mucho más atrás en el tiempo al exponer una hipótesis que va poco a poco tomando cuerpo. “Efectivamente, creíamos que el origen era árabe y que se habían conservado a través de los moriscos, pero cada vez se vierte más luz sobre su nacimiento. El fenómeno musical y antropológico es mucho más antiguo y tiene un origen mediterráneo y una motivación religiosa, pagana y mitológica”.

La mitología mediterránea influyó muy intensamente en España a través de los fenicios, griegos y romanos. La hipótesis viene apoyada por el descubrimiento de un mosaico pompeyano que se conserva en el Museo de Nápoles, que data de los primeros años de nuestra era. En él se recogen unos músicos (ludiones) que tocaban los mismos instrumentos (panderos y platillos) que usan hoy las pandas de verdiales. Se cubrían las cabezas con unas hojas y flores de forma parecida al actual sombrero. Tenían estilo de fiesta dionisíaca.

“Si a estas semejanzas, afirma José Luque, unimos los significados que los verdialeros dan a sus costumbres y las fechas de las celebraciones, se puede llegar a la conclusión de que son una reminiscencia de ritos paganos precristianos, como la adoración al sol y a la noche, a la luz y a las tinieblas. Las fiestas de verdiales más importantes coinciden con los solsticios de invierno y verano (Navidad y San Juan), y destaca también la importancia que siempre se ha dado al sombrero – con adornos que parecen saturnales y dionisíacos – que, hasta hace bien poco, solo se lo querían poner en fiestas de Navidad. Y las canciones han seguido conservando a través de los siglos, en contraposición a la profunda religiosidad de los verdialeros, letras profanas. Jamás, jamás se permitió la mezcla del verdial y el villancico, pese a concurrir conjuntamente las celebraciones”.

Vuelven los verdiales

Menos o más lejano su origen, los verdiales vuelven. Constituyen dice Arrebola, los pilares básicos del fandango andaluz y una de las formas del fandango malagueño. Aunque no sean una manifestación flamenca propiamente dicha forman parte del acervo cultural y artístico de Málaga, siendo el punto de arranque de los “cantes de Málaga”.

No se echaba el verdialero al monte más que en ocasiones excepcionales, cuando en su “partío” se celebraba una fiesta con motivo de una boda o un bautizo. Los atuendos, que permanecían guardados al resto del tiempo se desempolvaban llegada la hora de la celebración. Luego estaban las fiestas señaladas que siguen teniendo su mejor momento en los días de la Navidad y culminan con los Santos Inocentes. Entonces, las pandas ataviadas “de lujo” presididas por su alcalde y por la bandera de la Virgen de los Dolores, se reúnen en una venta del “partío” donde protagonizan, con el vino de los montes y el personal que sube a compartir el festejo por la Cuesta de los Pescadores desde Málaga, el día de su fiesta mayor.

A. Cervantes

Fotos Salas

A mi parecer, una visión más acertada y correcta de los orígenes de nuestra Fiesta. Una Fiesta íbera que se fue enriqueciendo del mestizaje que formó y engrandeció la ciudad de Málaga.

Publicado en Alfredo Arrebola | Etiquetado | Deja un comentario