XXII Fiesta Mayor: Polémico artículo de Alfredo Arrebola

Al día siguiente de la celebración de la Fiesta Mayor de 1982, continúan los artículos periodísticos informando sobre el concurso.

Artículo extraído de la hemeroteca del Diario SUR.

19821229 - Pag 04

VERDIALES

Con motivo de la festividad de los Santos Inocentes, Málaga celebra la fiesta grande de los verdiales. Intentaré hacer una síntesis de los verdiales desde el punto de vista histórico, literario y musical. Nunca he creído en el cante andaluz erudito y sí en el popular. El erudito es creado por los intolerantes; el popular lo engendran aquellos -no importa el nombre- que hacen del bien y del mal símbolos. Son hombres que huelen bien. Se cree que la canción andaluza procede del arte musical de los pueblos musulmanes traídos a España por los árabes. Es característica de la música andaluza la abundancia melismática en la melodía, así como también los melismas poéticos, ayes y palabras fuera del verso. Estos elementos se dan -según mi criterio- en una de las manifestaciones más antiguas y, al mismo tiempo, más populares: los verdiales. Estos constituyen los pilares básicos del fandango andaluz; también una de las formas del “fandango malagueño”. La otra forma es la bandolá. Los verdiales, aunque no sean propiamente una manifestación flamenca -son incluso anteriores al flamenco-, forman parte del acervo artístico y cultural de Málaga, cabiéndole el honor de ser entronque y punto de arranque de los llamados “cantes de Málaga”. Es difícil saber el nacimiento de los verdiales, por no decir imposible, ya que no tenemos noticias históricas; solo referencias literarias. Hay noticias antiguas de la palabra “verdial” escrita, ciertamente, pero no en el sentido flamenco, sino en su acepción de “verde”, es decir, “verdinal”..

Julio Casares, en su “Diccionario Ideológico de la Lengua Española”, lo define así: “Porción de terreno que por tener humedad mantiene su lozanía en la época de agostamiento”. Verdial significa también una variedad de aceitunas o higos. Así lo entendía Fernán Caballero: “Salga el sol y alumbre al campo y a sus verdiales, que el amor que yo te tengo de las entrañas me sale”.

Casi todos los tratadistas están de acuerdo en el origen morisco de los verdiales. Charles Davillier -cfr. “Viajes por España”- dice: “… los primeros aires de los verdiales malagueños tienen sin duda un origen morisco, son las mismas melodías que cantaban acompañándose de laús los súbditos de Ib Alcamar y Boadil el Grande. Sus coplas son trozos de antiguos romances moriscos”.

Hay que señalar que no es un modo de cantar al alcance del que cultive el flamenco, ni es cante individual. Nada de eso. Pero nadie puede negar la grandeza musical de los Verdiales. Estos se unieron al flamenco por afinidad, pero no participan de sus características, pues quellos se cantan con acompañamiento de varios instrumentos de cuerda y percusión, mientras que los cantes flamencos solo con guitarra y, todo lo más, con palmas.

Debido a esta rudimentaria forma de interpretar el “sentir popular”, los verdiales han evolucionado muy poco; aún en la actualidad siguen con la misma rudeza que tuvieron en su nacimiento. Los verdiales nacieron para bailar. Y tanto es así que no solo el compás, ritmo y melismas sino también el cantaor están supeditados al baile. Este puede ser “individual, por parejas o por tresillo”.

Cuando el baile se hace por un solo bailaor, o un bailaor y una bailaora, es normal que el bailaor lleve una bandera nacional que la hace ondear con garbo y gracias, y de vez en cuando la pasa a la bailaora. Este precioso espectáculo se llama “Bailar la bandera”.

El llamado “Baile de tresillo” consiste en hacerlo en grupo de tres. Si el trío esta formado por dos mujeres y un hombre, se llama “Baile del zángano”. El hombre baila, en este caso, al socaire de las mujeres, procurando no darles nunca la espalda.

La riqueza musical de los verdiales es extraordinaria. Son acompañados con guitarras, platillos, chinchines, panderos, almireces, canutos, y en Comares, además con el violín. El  conjunto musical recibe el nombre de “PANDAS”. Su fecha de celebración coincide, por lo común, con un festividad religiosa: 24 de junio (San Juan); 28 de diciembre (Santos Inocentes); 30 de noviembre, San Andrés. Una fiesta especial es la de la Virgen de los Dolores, patrona de los Verdiales. El director de la “Pandas de Verdiales” se llama “alcalde” y lleva una bata forrada con cinta de muchos colores. Los sombreros de los músicos también van muy adornados. El alcalde va ayudado de su Mayordomo, que recoge los obsequios recibidos.

COMARCAS VERDIALERAS: Partido de los Verdiales, Santa Catalina, Almogía, Lagares de Alora, Llanos de Pizarra, Cerros de Cártama, Campanillas, Olías, Comares, Santo Pítar, Casabermeja, Roalabota, Jotrón y Vélez-Málaga, Coín.

COPLAS: Todas las letras de los Verdiales son alegres y joviales; nunca son letras tremendistas, sino que expresan la claridad, la alegría y el lirismo del pueblo que los engendró: Málaga.

Alfredo Arrebola

Director del “Aula de Flamencología” de la Universidad de Málaga

Muchas verdades y muchas impresiciones las que nos deja el reconocido flamencólogo en este artículo, incluido en su libro “Los Verdiales en el Flamenco. Su proyección musical (Grupo Editorial, 33. 2006)”.

Aunque por los años 80 se creía en el origen árabe de la Fiesta de Verdiales, el tiempo va demostrando (avalados por nuevos hallazgos) de que la Fiesta de Verdiales es íbera y tiene influencias griegas, fenicias, romanas, árabes, … y de todos los pueblos que pasaron por Málaga, es decir, la ciudad de Málaga y la Fiesta de Verdiales se han formado juntas cogidas de la mano, comparten origen e influencias.

Asegura que Charles Davillier dijo en su obra “Viaje por España”: “… los primeros aires de los verdiales malagueños …”. Este viaje se realizó en el siglo XIX y el nombre de verdiales no se inicia a utilizar hasta bien adentrado en el siglo XX (1945 o así), además tras leer la obra no aparece esta referencia a los “verdiales malagueños”.

El nombre de “tresillo” que asigna a un baile formado por tres bailaores, tampoco es correcto, los fiesteros lo conocemos como “trenzaillo”. Esto lo he preguntado en reiteradas ocasiones y nadie me confirma que en algún momento se le nombrara como tresillo a lo que hoy día conocemos como “trenzaillo”.

La riqueza musical de la Fiesta de Verdiales es incuestionable, se acompaña de guitarras, platillos, pandero, castañuelas y violín, y en el estilo Comares añaden además el laúd y/o bandurria. Nunca hubo chinchines, almireces ni canutos en la Fiesta de Verdiales, al menos, en la historia que conocemos y de la cual podemos dar cuenta.

¿Alguien podría explicarme a qué se refiere el autor con la expresión “bata forrada con cintas de muchos colores” que lleva el alcalde de la panda de Verdiales? Entiendo que quiera decir que el alcalde dirige la panda con una varilla forrada de cintas de muchos colores pero lo de “bata” me despista.

Anuncios
Publicado en Alfredo Arrebola, Charles Davillier, Ermita de los Dolores | Etiquetado | Deja un comentario

XXII Fiesta Mayor: Diez pandas y cinco mil personas

El día 29 de diciembre, el Diario SUR, anuncia en portada los ganadores de la competición.

Artículos extraídos de la hemeroteca del Diario SUR.

19821229 - Portada

CINCO MIL PERSONAS EN EL DIA GRANDE DE LOS VERDIALES

Más de cinco mil personas se dieron cita ayer, día de los Santos Inocentes, en la Venta del Túnel para asistir al día grande de los verdiales. Bullicio, colorido y fiesta, regado todo ello con el buen vino de la tierra, fue lo que se entremezcló en la coctelera bajo los sones de las panderetas, guitarras, violines y cantes verdialeros.

Diez pandas en total acudieron a este encuentro. Resultado vencedoras las siguientes: En el estilo Montes, la Panda de Calderón; en el estilo Almogía, la Panda de Almogía y en el estilo de Comares, la Panda de Comares.

Si nos situamos en la página 5, podemos ver los siguientes recortes.

19821229 - Pag 5 - 1

19821229 - Pag 5 - 2

Más de cinco mil personas se dieron cita en la Venta del Túnel

SE CELEBRO EL DIA GRANDE DE LOS VERDIALES

La Panda de Calderón, la de Almogía y la de Comares, vencedoras en los diferentes estilos

Un año más, la fiesta de los verdiales inundó la festividad de los Santos Inocentes. Alegría, bullicio y cantes típicos se entremezclaron en un día de fiesta que quedó realzado, aún más si cabe, por el sol que acompañó en todo momento. Más de cinco mil personas se dieron cita en la Venta del Túnel para oir a las pandas, beber vino del lugar y pasar un rato agradable.

A este encuentro, singular desde todos los puntos de vista, acudieron un total de diez pandas. Todos compitieron con su buen hacer por conquistar los galardones en los respectivos estilos. El jurado estuvo presidido por el alcalde de la ciudad, Pedro Aparicio Sánchez y compuesto por Antonio Fernández Fernández -Povea para todos-, Francisco Sánchez Paso Pargas, delegado municipal de Cultura; Francisco Flores Lara, delegado municipal de Información y Deportes; Juan Antonio Media, ex presidente de La Pringá, José Reina Olmedo y Rafael Santiago García.

A las cinco y media de la tarde el jurado finalizó sus deliberaciones concediendo los siguientes premios:

Estilo Montes: Primero, Panda de Calderón, 50.000 pesetas; segundo, Panda del Puerto de la Torre I, 40.000 pesetas y Panda de Medina, 30.000 pesetas. En este sentido hubo un premio especial infantil para la Panda de la Castañeta, dotado con 25.000 pesetas.

Estilo Almogía: El primer premio fue para la Panda de Almogía, con 50.000 pesetas, quedando desierto el segundo.

La Panda de Comares fue la primera dentro del estilo Comares, recibiendo, igualmente, un premio de 50.000 pesetas.

Pandas participantes

Las pandas participantes fueron las siguientes: Arroyo España, Puerto de la Torre I, Castañeta, Medina, Puerto de la Torre II, Calderón, San Antón, Almogía, Campanillas y Comares. Todas ellas, además de los aplausos y parabienes de las miles de personas que se dieron cita en el día grande de los verdiales recibieron un premio de 20.000 pesetas.

Fue, en suma, un día grande. El día de los verdiales. Algo tan típico de Málaga que cuenta con la aceptación de todos. Los verdiales, pues, volvieron a encontrarse.

Fotos Salas

 19821229 - Pag 5 - 3

19821229 - Pag 5 - 4

EL DIA DE LAS PANDAS DE LOS VERDIALES

“Partío de Verdiales, Partío de muchas viñas, Partío de Verdiales, que estoy queriendo a una niña y no me la da su mare y no me la da su mare…

Hace años bajaban a Málaga, a lo sumo, tres o cuatro pandas de verdiales de los montes. Y es que no había más. Por aquel entonces solo existían esas pandas auténticas. Después han ido degenerando, adulterando, sofisticando los verdiales, ese baile que define un modo de ser y sentir una tradición; bailaban, entre otros, un “tresillo verdial” que, como todos los demás, tenía su historia, historia que os voy a contar:

Lo bailaban dos mujeres y un hombre. El bailaba en el centro; una de las mujeres era la que él venía cortejando tiempo atrás y la otra la que, en rivalidad con la novia, trataba de quitárselo. El baile consistía en ir rompiendo, con las castañuelas de ellas, los espejitos que adornaban el sombrero del hombre. La que más rompiera era la que quedaba como prometida y después sería su esposa. El 28 de diciembre era el día que bailando se disputaban al hombre y él procuraba agacharse más y dar facilidades a la mujer que quería y como ella también tenía que hacerse rogar, las “muanzas” se hacían eternas… hasta que conseguían romper los espejos. Era como romper simbólicamente la virginidad de la pareja.

Desgraciadamente los tiempos han cambiado, se han perdido las tradiciones, si no totalmente sí la mayoría, y el rito tan bonito que encerraba este compromiso ya no existe la autenticidad de aquellas pandas de los montes. Yo aconsejaría a la juventud que no perdiera la ilusión por conservar el folklore de su región, que luchara por mantener su pureza y, de hacerlo así, se sorprendería de lo que puede llenar su vida el reconstruir unas costumbres que deben pasar de generación en generación, porque nuestros Montes tienen los bailes distintos a toda Andalucía. Su música tiene reminiscencias árabes, originariamente lo fue, pero los Montes la fue adaptando a su estilo, y las danzas sacadas totalmente de nuestras raíces, de los hombres y mujeres labradores, tiene que seguir siendo como entonces, con la misma autenticidad, con la misa pureza que lo bailaban nuestros antepasados, nuestra gente inocente y limpia que nos la legaron.

Yo así los aprendí entre ellos, así los vi y los transmití y así los seguiré bailando.

Os he hablado solo de la música y el baile, y no quiero olvidar hablaros de la poesía que encierran las letras de las canciones, letras que surgen espontáneas del hombre del campo que, a veces no sabe ni leer ni escribir, que no entiende de medidas ni estrofas, no sabe de rimas, pero posee la gran filosofía del hombre sencillo, la poesía fresca y cantarina y con ella piropea a la mujer que ama, con una copla nacida del corazón:

“Por la trenza de tu pelo un canario se subía, y se paraba en tu frente y en tu boquita bebía creyendo que era una fuente…”

Pepa Guerra y Valdenebro

La historia de lo que ella y otros llaman “tresillo” y que los fiesteros conocemos como “trenzaillo” es inédita para mí, jamás la había escuchado, pongo en duda su veracidad porque pienso que algo debería haber quedado reflejado en las memoria de nuestros fiesteros mayores y en las coplas verdialeras. Si me equivoco, me disculpo de antemano.

Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , | Deja un comentario

XXII Fiesta Mayor: Artículo de Antonio Mandly

Llegamos a la Fiesta Mayor de 1982, y tras el intento de traslado de la ubicación, seguimos en la Venta El Túnel.

Comienzan los artículos del Diario SUR el mismo día 28 de diciembre anunciando en la portada el concurso con la foto de un platillero mítico, Juan Medina.

19821228 - Pag 1 Portada

HOY, DIA DE LOS VERDIALES EN MALAGA

Como todos los años, el día de los Santos Inocentes se convierte, también, en el día de la fiesta grande de los verdiales malagueños. Las pandas de los diferentes “partíos” y pueblos de nuestra provincia encaminarán sus panderetas, violines y guitarras, con sus trajes típicos y coloristas, hacia la Venta del Túnel para allí dar rienda suelta a los cantes y costumbres. Hoy, pues, los verdiales malagueños copan un primer plano en la actualidad.

Adentrándonos en el periódico, encontramos en la anunciada página 17, el siguiente artículo de Antonio Mandly.

19821228 - Pag 17Antonio Mandly, en las entrañas de la más tradicional manifestación popular malagueña

Hoy, fiesta de Verdiales en Málaga

“El caballo y su jinete, símbolo vertical de romerías andaluzas, es ajeno a la fiesta de Verdiales”

Antonio Mandly dice que todo lo que sabe se lo ha enseñado el pueblo. Este antropólogo malagueño, filósofo hasta las entrañas y un mucho ácrata, sabe como pocos que esto de la antropología no es una ciencia de salón. O se mete uno en las entrañas de la tierra y allí honda para encontrar las raíces del pueblo, o te quedas en duda. Antonio Mandly, que tantas veces se echó a la calle para pedir imposibles, también se ha echado muchas veces al monte para vivir con las pandas de verdiales e incorporar sus vivencias.

Antonio Mandly, es una comunicación que formará parte en su día de una tesis doctoral, empieza así:

“El andaluz es hombre de calle y de ágora o plaza. Le gustan los desfiles y las fiestas municipales. A lo largo del año en Málaga, hoy como ayer, se nota el día de fiesta por signos muy exteriores. Allí a fines de noviembre o comienzos de diciembre empiezan a aparecen en la ciudad las comparsas que anuncian las fiestas navideñas. Uno mozos, unos adolescentes o niños, vestidos de pastores con pieles de ovejas y sombreros que recuerdan a los de los nacimientos, provistos de instrumentos sencillos, zambombas y sonajas, recorren calles y plazuelas. Otra cosa eran los “tontos” o pandas de verdailes, de profunda raiz campesina”.

Esto lo escribía Julio Caro Baroja en el prólogo a “La Málaga de comienzos de siglo”, de Manuel Blasco, en 1973. Antonio Mandly nos dice:

– No era ni es un hecho trivial que una de estas pandas de verdiales, que Caro conoció en los años cincuenta durante su fecundo descanso en Churriana malagueña, y que tan magistralmente sitúa en su contexto sin apenas hablar de ellas, se echa al monte o a la calle. Tenía que haber en su pueblo o en su “partío” algún acontecimiento excepcional, como un bautizo o una boda. En esa ocasión se hacen bajar de repisas y alhacenas los ajuares que durante el resto del año se contemplan como objetos preciosos o todo lo más se acarician cuando se les quita el polvo. Es la ocasión que hace romper la alcancía e invierte el signo de lo preferible al haber llegado el momento preferido: la fiesta.

Cuando llegan estos días, este antropólogo malagueño, dispuesto a arrancarles a nuestros pueblos sus más profundos secretos, parece que vibra con la fiesta próxima.

– Esta fiesta malagueña de verdiales tuvo tradicionalmente y tiene aún sus mejor momento en los tres días que siguen al 25 de diciembre de cada año y culminan el día grande del 28 en que el atuendo de los fiesteros se cubren de galas en estallido de color que chorrea cabeza abajo. Personas de una posición similar, agrupados en pandas, marchan a pie, de lagar en lagar o de venta en venta, presididos por su alcalde – hombre de reconocido prestigio, aunque uno más – y por la bandera con la Virgen. El caballo y su jinete, conocido símbolo vertical de otras fiestas y romerías andaluzas, es ajeno por completo a la fiesta de Verdiales.

Antonio Mandly no se pierde, desde hace años, la fiesta grande, la fiesta del 28. Y habla con verdadera pasión de esa reunión en choque en las que coinciden las pandas.

– Es tradición que en un venta del “partío” de Verdiales -hoy en la Venta del Túnel, ayer en Venta Alegre y antes en otras- se reúnan en choque, como gotas de mercurio, cuantas pandas salieron por sus pagos a partir del 25 de diciembre. Es un ritual de integración en el que participan, de una parte, las pandas y paisanos viejos y nuevos que hasta allí las sigue, y de otra, multitud ascendente de muchachos y muchachas que por el camino de la Cuesta de los Pescadores, desde Málaga arriba, se mezclan en estrujada comunión chorreante con los buenos aficionados de siempre, con los menos jóvenes que sienten rebrotar el calorcillo del recuerdo al segundo trago de vino de los Montes; con vendedores de garrapiñadas, limones con bicarbonato, matasuegras, narices postizas, bocadillos de tomate crudo y pan intengral; con mendigos que reparten a regañadientes su papel de liar entre jovencitas de buena familia y empinan luego de la misma botella, y hasta con grupitos de extranjeros asombrados de que al hinterland de la famosa Costa que los folletos vendes, pueda aún quedarle vivo un pedazo de aire, un capellán de la cultura endógena sin someter al ritmo relojero, al tiempo ese que es “money”.

En Antonio Mandly hay también una clara esperanza ante el futuro.

No parece muy esperanzadora la nueva pujanza de nuestra fiesta en los últimos años, lo que no es un hecho aislado en Andalucía, porque permite vislumbrar la percepción del relampagueo de la “otredad” con que Octavio Paz caracteriza a la verdadera vida.

Si los economistas se dice que son los filósofos del siglo XX, para mí que los antropólogos son los del siglo XXI. Pero serán filosofos-poetas.

– Antes de que Juan Breva tomara con sus manos de gigante todo el acompañamiento de las pandas de verdiales para exprimirlo en cante con dulzura; río de Vélez abajo, otro cantaor ciego dedicado a la historia y que llaman Homera ya nos había cantado cómo los marinos mediterráneos descubrieron que solo un medio había para librarse del canto mortal que hacen las sirenas: cantarlo del revés.

Almagro

Foto Salas

 En la foto podemos reconocer a Antonio Luque “El Galleta” y bajo ellas nos anuncia:

Las pandas de verdiales se han echado al monte para vivir la fiesta. Y hoy será el encuentro de choque .(Foto Salas).

Publicado en Antonio Mandly, Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , | 1 Comentario

Traslado de la Fiesta Mayor … Ermita … San Cayetano

Tras el anuncio de traslado de la ubicación de la Fiesta Mayor de Verdiales, hay quienes manifiestan públicamente su disconformidad, como el siguiente artículo que publica el Diario SUR el día 2 de enero de 1982.

Todos los artículos han sido localizados en la hemeroteca del Diario SUR.

19820102 - Recorte

SOBRE LA FIESTA DE VERDIALES

Don José Montiel Brenes nos remita una carta en la que hace referencia -muy extensa- a la Fiesta de Verdiales celebrada en la Venta del Túnel el día 28 del pasado mes de diciembre, y alude a las noticias relativas al casi seguro traslado de dicha fiesta a otro lugar en 1982. Hace diversas consideraciones personales sobre los motivos alegados para dicho traslado; dice poder “dar fe de que se manipulan las competiciones”; expresa su opinión contra la celebración de la fiesta en la ermita de los Verdiales, “que está mas cerca de Casabermeja que de Ciudad Jardín” y asegura que el mejor sitio para celebrarla es el Puerto de la Torre, donde “viven la mayoría de los fiesteros de casi todas las pandas”

 

La publicación de José Montiel Brenes obtiene respuesta por el promotor del traslado de la Fiesta Mayor el día 27 de enero de 1982.

19820127 - Recorte

VERDIALES

Habiendo leido en el Diario SUR del día 2 de enero pasado; un escrito de don José Montiel Brenes, al cual no tengo el honor de conocer, quisiera aclarar algunos puntos.

En primer lugar, dicho señor parece que está mal informado sobre los Verdiales y sus costumbres, pues se manifiesta contrario al futuro traslado de la fiesta a la Ermita de Verdiales el día de los Santos Inocentes, por encontrarse esta ermita más cerca de Casabermeja que de Ciudad Jardín. Sin embargo, debe saber el señor Montiel Brenes, que dicha ermita se encuentra enclavada entre el Partido de Verdiales y Venta Larga, término municipal de Málaga, a la altura del kilómetro 8 de la carretera de Casabermeja (la antigua se entiende), y a Casabermeja hay 30 kilómetros.

En segundo lugar, en esta ermita se ha celebrado dicha fiesta de tiempo inmemorial, lo mismo que en las demás ermitas de los campos de Málaga, como la de Las Cruces, en Cártama; Geva, en Villanueva de la Concepción, y muchas más.

La costumbre era que las limosnas recaudadas durante las Navidades, que portaba el alcalde de la panda, este las entregaba al mayordomo, nombrado por su partido, y este al párroco de la ermita para su conservación.

En el año 1920, algunas pandas se negaron a esto y no comparecieron y se las denominó pandas del “tragaero”. En 1922, acuerdan las demás pandas no continuar reuniéndose en la ermita, siendo entonces el párroco don Sebastían Amores Vallejo. En el año 1928, don Francisco Salas Alonso, hijo del que fuera ermitaño don Rafal Salas Molinero, con intención de revivir las antiguas costumbres, se autonombró mayordomo, organizando dos pandas que fueron a la ermita y también al año siguiente ofició la misa el párroco don José Casasola. En 1931, queda la ermita desmantelada, y desde entonces se repartieron las pandas  por distintas ventas, entre ellas la del Túnel. En 1961, se hace el primer concurso oficial en Venta Nueva; y al año siguiente  en Venta del Túnel, donde se viene celebrando hace veinte años, hasta conseguir volver al sitio primitivo que es la Ermita de Verdiales, y no pretender querer llevárselo cada uno a la puerta de su casa.

Por último, el jurado del último concurso celebrado recientemente, estaba compuesto por nueve señores, que jamás consintieron ser manipulados en las competiciones, como dice el señor Montiel Brenes.

Y no queriendo ser más extenso, se despide de Vd. atentamente un verdialero:

“POVEA”

 

19820205 - Recorte 1 19820205 - Recorte 2

RESPUESTA A “POVEA”

Muy señor mío:

El miércoles 27 de enero último, aparece en el diario que usted dirige una carta firmada por “Povea” haciendo alusiones directas a mi persona, que me veo y me creo con el derecho de darle contestación, ya que en algunas ocasiones creo que este señor no está dirigiéndose a los lectores de SUR. La verdad del tema, y lo único que se puede apreciar en su escrito, a mi juicio, es el empeño de encajonar el tema de los verdiales en unos terrenos que en nada benefician a su promoción, cuando se está intentando que sea el Ayuntamiento quien subvencione con la contribución de todos los ciudadanos, estas fiestas tan nuestras y tan de todos.

El señor “Povea” dice: que no tiene el honor de conocerme; que la ermita se encuentra enclavada entre el partido de Verdiales y el de Venta Larga; que está a la altura del kilómetro 8 de la carretera vieja de Casabermeja; que en dicha ermita se celebraba el día de los Santos Inocentes, antiguamente; que ninguno de los nueve miembros del jurado se hubieran dejado manipular en los premios.

Sobre estas cinco puntualizaciones, le tengo que contestar al señor “Povea”.

Que me conoce desde hace bastante tiempo y que se lo demostré hace dos días, cuando por casualidad nos encontramos en el Ayuntamiento, donde él no me ha conocido nunca ha sido sentados juntos como jurado, en ninguna competición que él tomara parte.

Que la ermita se encuentra en el partido de Verdiales.

Que la entrada de la ermita (camino de cabras de tres kilómetros) está en la puerta de la Venta Animas y a esta, desde la plaza de la Constitución , kilómetro cero, hay <17> kilómetros  y medio; más tres de camino de cabras, son <19> kilómetros y medio y no ocho como apunta el señor “Povea”.

Que según los datos que yo tengo, realizados en preguntas a vecinos de los Verdiales, todos ellos de más de sesenta años, coinciden en que los verdiales se juntaban en la ermita el domingo después del Viernes de Dolores día de la Virgen, Patrona de este partido, que solo era una fiesta religiosa (procesión), en la que tomaban parte las pandas.

Por último quiero hacerle una invitación pública al alcalde, al delegado de Cultura, don Francisco Sánchez, a “Povea” y a cuantos ciudadanos de Málaga quieran, incluidos los medios de comunicación, a que visiten conmigo (yo me sé el camino con los ojos cerrados, porque llevo treinta y ocho años viviendo en los Verdiales) el lugar donde está dicha ermita, y la Venta de San Cayetano, del Puerto de la Torre, que es el sitio que yo me atrevería a proponer, y que conste que no me une lazo a esta venta y me consta que los propietarios de la misma tampoco tienen interés y habría que asegurarle una seriedad  y un orden para dar su consentimiento.

Con esta aportación de ideas y de esclarecimientos del tema, el único fin que pretendo es defender los intereses económicos de los ciudadanos de Málaga y defender también la pureza de nuestra fiesta.

Atentamente le saluda

JOSE MONTIEL BRENE

 

19820223 - Recorte

REPLICA DE “POVEA” AL SEÑOR MONTIEL BRENES

Sr. Director del Diario SUR

Muy señor mío:

El viernes día 5 del actual, leo en el periódico de su digna dirección la “Respuesta a Povea”, firmada por don José Montiel Brenes, en la cual dice, entre otras cosas, que estoy engañando al lector. Esto es lo que más me duele, pues lo único que pretendo al escribir es dar a conocer la verdad de los verdiales, frente a las informaciones erróneas que pueda tener el lector.

Dice el señor Montiel Brenes que, por los datos que tiene, nunca fueron las pandas de verdiales el Día de los Inocentes a la ermita de la Virgen de los Dolores. Pue<xxx xxxxx xxxx>erte el señor Montiel Brenes, por acu<xxx xxxx xxxxx>es que no saben una papa de eso. La verdad es que las pandas de verdiales salían en Navidad a pedir limosna para las ánimas bénditas, y lo que recogían lo entregaban en sus respectivas ermitas el día 28 (Santos Inocentes). Esto se estuvo haciendo hasta el año 1929, y es a partir de esa fecha cuando las pandas se fueron reuniendo en las ventas cercanas.

También dice el señor Montiel que lleva 38 años viviendo en los Verdiales; pues yo casi le doblo el tiempo, porque llevo 70 y he estado muchas veces en ese día dentro de la ermita, al principio en brazos de mi familia y después ya con 15 años, tocando en una panda, que por cierto únicamente tocaba los instrumentos de cuerda por respeto al lugar.

Otra cosa que dice es que se está intentando que el Ayuntamiento sea el que subvencione estas fiestas. Pues llega tarde el señor Montiel Brenes, porque quién las subvenciona ahora sino el mismísimo Ayuntamiento de Málaga, que lo lleva haciendo desde hace más de veinte años?

El empeño que tiene el señor Montiel en trasladar la fiesta a otro sitio perjudicaría sin duda a esta ya que sería como arrancar una planta de donde ha nacido y llevársela, por un gusto, a su huerto, a pique de que se pierda.

Sobre muchas cosas más podría seguir contestando al señor Montiel Brenes, pero no debo ser más extenso ni abusar de la acogida siempre amable que recibimos de usted. Así que termino invitando al señor Montiel Brenes a una confrontación pública de sus teorías frente a las mías cara a cara los dos, lo que podría hacerse en una emisora o donde él quiera.

Muy agradecido se despide de usted

ANTONIO FERNANDEZ “POVEA”

Gracias a la confrontación que ofrecía José Montiel Brenes, tenemos hoy estas declaraciones del mismísimo Povea, el cual nos aporta muchos datos históricos sobre nuestra ermita. Me llama mucho la atención el tema de tocar sólo las cuerdas cuando una panda entraba en la ermita por respeto al lugar. Por otro lado, se equivocó sobre el traslado de la Fiesta Mayor a la venta San Cayetano. El trasplante se realizó en 1989 donde, durante 21 años, ha vivido los mejores años que hayamos conocido.

 

 

Publicado en Antonio Fernández "Povea", Ermita de los Dolores, Fiesta Mayor de Verdiales, José Montiel Brenes, Venta San Cayetano | Etiquetado , , | 5 comentarios

XVI Fiesta Mayor: Visita de un espectador de excepción, Antonio Gala

El mismo día 29 publica la visita de un espectador de excepción al concurso de fiesta y choque de la Venta El Túnel. He transcrito la parte de la entrevista que hace alusión a nuestra Fiesta de Verdiales.

19761229 - Publicado. Fiesta Mayor - Antonio Gala. Recorte1

Antonio Gala, en la fiesta de verdiales
Antes que en Málaga, había presenciado un espectáculo similar en América del Sur
 
Ayer martes, festividad de los Santos Inocentes, hubo un espectador de excepción viviendo unas horas de auténtico folklore malagueño en la explanada de la Venta del Túnel, con motivo de la décimo sexta Fiesta Mayor de Verdiales. Se trataba del poeta, dramaturgo y escritor cordobés Antonio Gala. Con él tomamos unas copas del rico vino de los montes al tiempo que charlábamos sobre diversos temas. A Gala no le veía desde la última vuelta ciclista a Andalucía. Y desde Ceuta, concretamente, envié una entrevista con él acerca del sufrido deporte del pedal. Hoy van a ser otros temas los que han sido cauce de nuestra conversación.
– ¿Eres aficionado al flamenco en general y a los verdiales en paricular?
– Soy aficionado al flamenco pero creo que los verdiales no son exactamente flamenco, lo bonito de los verdiales es que son una manifestación folklórica entre campesina y marinera, extraña, con esa Virgen de los Dolores y ese Sagrada Corazón por los dos lados de la bandera y que en realidad no son flamenco, sino algo aún más importante  que el flamenco, más arraigado que el flamenco. Los verdiales son algo mediterráneo que casualmente los he visto antes que en Málaga, en algunos pueblos de Sudamérica. Por supuesto, importado de aquí, y entonces me parece verdaderamente estremecedor. El haber atravesado ese túnel y haberme encontrado con esta estampa espléndida, real y que no se encuentra con facilidad en ninguna parte de España ni del mundo, es algo que me maravilla.
– No conocías entonces este folklore malagueño, ¿verdad?
– No, no lo conocía. Conocía los verdiales pero de otra manera, no en apasionada manada como los estoy viendo hoy.
– Cambiando un poco el tema y pasando a la pequeña pantalla …
19761229 - Publicado. Fiesta Mayor - Antonio Gala. Recorte2
Publicado en Fiesta Mayor de Verdiales, Venta El Túnel | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Origen de los Verdiales

En 1948 ya se preguntaban sobre cual podría ser el origen de los Verdiales. Entre los participantes en la tertulia se abren dos teorías; la del sur, que es moruna; la del norte que no lo es.

En la foto, vemos a Francisco Grajales guitarra en mano con la cejilla puesta en el 7, perteneciente a la panda de Fuenteolletas. Artículo extraído de la hemeroteca del Diario SUR.

19481203 - Publicado. Origen de los Verdiales

Cuando menos se espera surge la duda
¿Cuál es, en realidad, el origen de los verdiales?
Sin saber cómo, ayer nos vimos enzarzados, en una apasionada discusión sobre los posibles orígenes de los verdiales. Quizá empezara la conversación sobre el tema folklórico a cuenta de la presentación en nuestra capital de una compañía de arte popular aragonés. Pero, fuera como fuera, el caso es que, sin preparación previa, a puro salto de intuiciones y recuerdos se pusieron sobre la mesa distintas y diferentes teorías, ninguna falta de lógica y sentido. La más común, que acepta el origen moruno, de esta singular expresión del folklore malagueño, rara excepción regional, donde bailarines, cantantes, músicos y público actúan en común y perfectamente ligados, sin que ninguna de las partes lleve papel principal en el concierto, fue súbitamente combatida por un hombre del norte.
– ¡Qué ha de ser eso moruno! Ese aire se encuentra en nuestras montañas a cada vuelta de un sendero.
– ¡Hombre por Dios! -discrepa otra-. ¿Pero no estás viendo en esa monotonía, en ese tono como de papel de lija, en esa melodía tibia, en ese ritmo sonambúlico y colorista a la vez la chilaba y el turbante? ¿Crees que esto es posible sin un fondo de pitas y pencas?
– Todo eso es accesorio. No digo que los verdiales no hayan tomado aquí un acento local regional -eso es lógico-, pero su raiz, su entraña, tiene toda la melancolía y vigor, asimismo de los aires del Norte. Y no es esta sola la canción de aquí que me recuerda las de mi paisaje. Además, es natural. Esto forma parte del acervo cultural y lírico importado por los conquistadores.
– ¿Y no es posible, también que los conquistadores, cautivados por la novedad, lo exportaran, junto con cien cachivaches de artesanía y objetos curiosos? Yo he visto como durante nuestra guerra los andaluces terminaron cantando y bailando las muñeiras como los propios ángeles, y a más de un gallego dando jipios.
– Pero en esto ha contribuido mucho la radio y demás medios mecánicos de difusión. Lo natural es que las razas conquistadoras impongan su folklore, lo mismo que la ley y la cultura.
– Pero hay muchas pruebas de lo contrario. La música negra, sin ir más lejos. Es el mundo civilizado y refinado el que baila el bugui-bugui y no los indígenas de Liberia el vals. Cuando el lord inglés aquel descubrió la tumba de Tu-tankamen, el mundo entero se vistió de rombos y jeroglíficos, mientras los pescadores del Nilo continuaron usando su blanco taparrabos.
– Eso es hurgar en la periferia del tema. Este aire – “la-la-lará-laráaa…”- es una canción de montaña. Vamos a comprobarlo en una partitura cualquiera. La música popular es muy pobre, y es, en esencia, siempre la misma. Lo que pasa es que cada pueblo la asimila según sus gustos e idiosincrasia. La música -como el idioma- como todo, lleva la dirección de las armas victoriosas. No se puede nadar contra la corriente.
– Vamos a hacer una cosa: este tema es demasiado interesante para dejarlo aquí olvidado sobre la mesa de un café. Vamos a rebuscar todo lo que se ha dicho y escrito sobre él y volveremos a discutirlo más despacio. ¿Vale?
– Vale.
 

Publicado en Francisco Grajales | Etiquetado | Deja un comentario

XXI Fiesta Mayor: Premios por estilos

Aunque las exigencias de los alcaldes no vieron la luz en la Fiesta Mayor de la anterior edición, este año se convertirá en el inicio de la Fiesta Mayor con premios por estilos y sin concurso de choques, tal y como la conocemos hoy día. Aunque todo ésto se ensayó con éxito en el I Concurso de Villanueva de la Concepción en el verano de 1981.

Todos los artículos han sido extraídos de la hemeroteca del Diario SUR.

Con fecha 27 de diciembre de 1981, se publica un artículo anunciando la Fiesta Mayor de Verdiales.

19811227 - Recorte

Mañana, lunes, gran Fiesta de Verdiales

Como culminación de la Semana de Verdiales que organiza la Peña Juan Breva, mañana, lunes, festividad de los Santos Inocentes, se celebrará, a las dos de la tarde, en la Venta del Túnez, la tradicional Fiesta Mayor de Verdiales que patrocina la delegación de Cultura del Excelentísimo Ayuntamiento de Málaga.

Pese a que este año ha habido distintas opiniones acerca del lugar de celebración de la fiesta, este año se ha optado por celebrarla, como queda anteriormente reseñado, en la Venta del Túnel, siendo deseo del Ayuntamiento, que correrá con su organización, que la edición de 1982, tenga lugar en la ermita de Verdiales, de los Montes de Málaga.

Para este año habrá premios para los tres estilos de verdiales; es decir, para los de los Montes de Málaga, Almogía y Comares, incluyendo en la zona de Almogía las de Villanueva de la Concepción y algunas de Antequera.

Los premios para las pandas de los Montes y Almogía serán tres: 30.000, 20.000 y 10.000 pesetas y para la de Comares, uno, de 30.000. Cada panda tendrán una dieta de 10.000 pesetas.

(Inicio tono irónico) Como en la Venta del Túnel no hay sitio para albergar la Fiesta Mayor, con sus miles de personas de público y sus millar de vehículos, pues nos vamos a la ermita de los Verdiales (fin tono irónico). En este “deseo del Ayuntamiento” se deja entrever la interminable sombra de Povea, quien siempre intentó volver al sitio de origen de los concursos de choques, sin valorar el poco espacio del que disponía la ermita y de los malos accesos que tenía.

Al día siguiente del concurso se publican los siguientes recortes.

19811229 - Recorte 1

19811229 - Recorte 2SE CELEBRO LA FIESTA MAYOR DE VERDIALES
Las pandas de Calderón, Estación de Cártama y Comares, ganadoras de los primeros premios.

Ayer, festividad de los Santos Inocentes, se celebró, en la Venta del Túnel, la tradicional Fiesta de Mayor de Verdiales, que organiza la Peña Juan Breva con el patrocinio del Excmo. Ayuntamiento de la capital. Aunque la lluvia que arreció, fuertemente, a la hora del concurso, 3 de la tarde, y restó gran cantidad de asiduos a esta fiesta, fueron muchos los malagueños que acudieron a la venta a presenciar las actuaciones de las distintas pandas. Alrededor de unas 3.000 personas se trasladaron hasta el Túnel a pasar un rato de auténtica fiesta verdialera.

Diez fueron las pandas que se presentaron al concurso: por los Montes de Málaga: Calderón, alcalde: Rafael Calderón Portillo; Puerto de la Torre, alcalde: Sebastián Infantes Calpos; Medina, alcalde: Manuel Medina Carnero; Jarazmín, Carlos Vázquez Mancera; La Ventilla, alcalde: Antonio Arrabal Brenes.

Estilo Almogía: San Alberto, alcalde: Antonio Arreza Rodríguez; Estación de Cártama, alcalde: José Carvajal Postigo; Villanueva de la Concepción, alcalde: Juan Gómez López y Almogía, alcalde: Manuel Luque Arrabal.

Estilo Comares: panda de Comares, alcalde: Adolfo Romero Molina.

JURADO Y PREMIOS

Finalizadas las actuaciones de las pandas que concurrieron al concurso, el jurado, compuesto por don Pedro Aparicio Sánchez, alcalde de la ciudad; don Salvador Domínguez, vicepresidente de la Diputación; don Francisco Sánchez, concejal delegado de Cultura; don Antonio Fernández Fernández, don José Luque Navajas, don José Gutiérrez Suárez, don Francisco Gutiérrez Gómez y don Gonzalo Rojo Guerrero, presidente de la Peña Juan Breva, emitió el siguiente fallo:

Estilo de Almogía: Primer premio de 30.000 pesetas, para la panda de la Estación de Cártama; segundo premio de 20.000 pesetas, para la panda de Almogía; tercer premio de 10.000 pesetas para la panda de San Alberto. Se concedió un accésit de 5.000 pesetas a la panda de Villanueva de la Concepción, al bien bailar la bandera.

Estilo Montes de Málaga. Primer premio de 30.000 pesetas para la panda de Calderón; segundo premio de 20.000 pesetas para la panda del Puerto de la Torre; tercer premio de 10.000 pesetas para la panda de Medina. A este grupo se le concedieron los siguientes accésits: 10.000 pesetas a la panda de Medina por su actuación en el choque; 5.000 pesetas a la panda de Jarazmín, por el baile de la bandera y 5.000 pesetas a la panda de la Ventilla, por el fomento de los verdiales en las nuevas generaciones.

Estilo de Comares. Al presentarse una sola panda a este grupo, el primer y único premio fue para la panda de Comares, que consiguió las 30.000 pesetas. Todas las pandas participantes se adjudicaron 10.000 pesetas de dieta.

LOS VERDIALES EL PROXIMO AÑO

A fin de evitar que aquellas personas no amantes de los verdiales desistan de asistir al concurso, al propio tiempo de buscarle el marco ideal a esta manifestación folklórica, el Ayuntamiento tiene previsto en fechas próximas una visita a la vieja ermita de los Dolores, en el partido de Verdiales, a fin de acondicionar la misma para que en el 1982 el concurso se pueda realizar en la explanada de la ermita. El sitio es el mas indicado y la totalidad de las pandas de la provincia ven, con agrado el mismo.

GONZALO ROJO GUERRERO

Publicado en Antonio Fernández "Povea", Ermita de los Dolores, Fiesta Mayor de Verdiales, Venta San Cayetano | Etiquetado , , | Deja un comentario